edificios dotacionales

Descripción:

Los mercados, las plazas de abastos eran, anteriormente, los centros del comercio local y núcleos de relación social. El paso del tiempo y la deriva comercial han provocado la decadencia de estos espacios, su desuso y, consecuentemente, la pérdida de valor social de los mismos.

Se proyecta la reforma del edificio norte del mercado para dotarlo de nueva vida y recuperar su interés como punto de encuentro y relación comercial y social.

Se propone la creación de un espacio de relación, una plaza urbana cubierta, donde convivan las actividades sociales y comerciales.

Se pretende dotar a este espacio de un uso complementario al comercial actual.

Se realiza la sustitución del uso de venta de alimentos frescos por otro comercial de pequeños productos locales y su relación con otras actividades de carácter social como espacios de reunión, salas para actos y espacios de restauración (cafetería).

Se pretende, además, la recuperación de la estética exterior del edificio original y la eliminación de los elementos constructivos que se han añadido a lo largo de los años.

Se busca la actualización del mismo a nivel de planta baja con la apertura de grandes ventanales que permitan y potencien la conexión de la plaza interior cubierta con el espacio exterior del edificio y su permeabilidad.

Es de principal interés la recuperación de los aleros de hormigón armado con pendiente hacia el interior que habían sido ocultados bajo un faldón de panel ondulado de fibrocemento con pendiente en el sentido contrario.

Se podrán recuperar, por completo, los huecos de ventana altos de las fachadas que habían sido tapiados parcialmente por los nuevos faldones modificados, volviendo a disponer del perímetro completo de ventanas altas.

La intervención no debe desvirtuar el interesante amplio espacio interior, la notable importancia del sistema de pórticos y cerchas, de forma que la altura y morfología de la nave siga siendo primordial.

Se formalizan espacios interiores independientes, a escala humana, que convivan y no compitan con el volumen principal que ejerce de contenedor.

Se buscan espacios polivalentes que no condiciones usos específicos y que permitan la su adaptación.

La consecución de espacios de relación de calidad es básica para que los lugares creados adquieran el valor representativo que se pretende conseguir.

La mejora de la movilidad de la zona en intervención y la recuperación del espacio público para los ciudadanos es uno de los pilares fundamentales de la intervención.

 

Antecedentes y condicionantes de partida:

Edificio de interés arquitectónico que forma parte de un conjunto con otro edificio anexo colindante por el sur, construidos a mediados del S.XX.

Están situados en el epicentro de la actividad social de la parroquia de Sabarís, en un cruce de vías de gran tránsito (Rúa de Castelao y Rúa Benito Fariñas) y en un entorno urbano de gran interés paisajístico.

 

El uso de ambos edificios es el de mercado, aunque el edificio objeto de intervención (el norte) se encuentra actualmente en desuso.

Edificio con estructura porticada de hormigón armado con una separación entre pilares de 4.50 m. y de 13.15 m. de luz resuelta con cerchas de hormigón armado cada 2.25 m.

Sobresalen perimetralmente de este volumen central, creando unos espacios cerrados y otros  asoportalados, unas cubiertas inclinadas de losa de hormigón armado soportadas por pilarillos del mismo material con el ritmo de 2.25 m. a eje.

Estos espacios perimetrales eran los que contenían los puertos de venta interiores cerrados.

Los puestos de venta abiertos se disponían en el centro de la nave en mesas fijas.

La fachada principal dispone de una serie de espacios cerrados en el nivel inferior que no lo estaban, previsiblemente, en el edificio original.

El edificio ha sufrido varias reformas a lo largo de su vida útil que han desvirtuado la imagen inicial del mismo.

Existen varios puntos de degradación de hormigón armado estructural que deberán ser revisados y reparados.

La cubierta del edificio es de teja plana desde su origen. El edificio sur del complejo ha sido restaurado recientemente con este tipo de teja.

Project Data

Se proyecta una intervención global que reforma la plaza de A Paradela y su entorno para interrelacionar los diferentes espacios inconexos que existen en la actualidad y mejorar la movilidad.

La mejora de la movilidad de la zona en estudio y la recuperación del espacio público para los ciudadanos es uno de los pilares fundamentales de la intervención.

La consecución de espacios de relación de calidad es básica para que los lugares creados adquieran el valor representativo que se pretende conseguir.

El proyecto debe revalorizar y potenciar los valores arquitectónicos propios de los espacios urbanos y de los edificios del área en estudio, especialmente de la plaza del Concello y del propio edificio consistorial, situados de forma tangencial en el conjunto.

Se pretende la creación de un espacio único, relacionado, que una la plaza de A Paradela con la plaza del Concello y que se comunique, a su vez, de forma fluida y adaptada, con las vías de acceso al área.

La plaza del Concello debe ser integrada en el espacio renovado para centralizar su posición y eliminar su tangencialidad actual. La eliminación (limitación) del tráfico rodado perimetral y continuo de la plaza de A Paradela es fundamental para garantizar esta relación.

Se formaliza de un espacio único y abierto que incluye la calle Ángel Urzáiz, la parte norte de la plaza de A Paradela y la plaza del Concello.

Desde esa plataforma se desciende, adaptándonos a la topografía, hasta la cota inferior de la plaza, donde los únicos elementos que destacan volumétricamente son los árboles.

 

Se plantea la recuperación del agua como fuente de vida de la plaza. El canal abierto de agua se convierte en el elemento vertebrador, de la plaza.

El ruido, el movimiento, el brillo del agua es base de la dinamización serena de la plaza.

Se busca una imagen de conjunto, integrada, donde la plaza y su perímetro sean parte de un todo, no elementos inconexos como en la actualidad.

La plaza debe volver a ser un lugar de reunión, descanso, de actividad social.

En el entorno próximo a la plaza de la eliminación del tráfico rodado (tráfico únicamente testimonial limitado a residentes, carga/descarga, servicios de urgencia, etc.) del entorno de Centro de Salud actual, calle Ángel Urzáiz y de la propia plaza de A Paradela, permitirá la comunicación adaptada de varios focos neurálgicos de la vida social del casco urbano.

Es parte fundamental de la intervención la eliminación de barreras arquitectónicas mediante la creación de plataformas únicas, zonas de tránsito peatonal donde no existan desniveles.

Las zonas de calzada de las calles Ángel Urzáiz, Portugal y Manuel Alonso (hasta el cruce con la Calle Otero Pedrayo), se repavimentarán para situarlas a la misma cota que las aceras, de forma que se garantice la creación de itinerarios de calidad espacial, adaptados y con anchos capaces.

La creación de nuevos espacios verdes es otro de los elementos prioritarios, mediante la inserción de nuevos árboles en la trama urbana.

La eliminación del tráfico rodado de los centros urbanos es motivo de controversia y discusión en el momento de implantación, pero la comprobación de los beneficios de estas actuaciones es perceptible rápidamente tras la ejecución de las intervenciones. Este hecho es fácilmente verificable en ciudades y pueblos del entorno próximo del Concello de Gondomar, destacando especialmente la ciudad de Pontevedra, que ha obtenido múltiples galardones por sus trabajos por la mejora de la movilidad urbana y la recuperación de los espacios públicos.

LUMINOSIDAD Y SINUOSIDAD

El proyecto pretende integrar un uso de servicios en la densa trama del centro de Vigo.

La parcela, de forma triangular y fuerte pendiente interior, es la única parcela vacante entre grandes edificios residenciales.

La fachada principal, acristalada y  sinuosa, busca la introducción de la luz en el edificio, la comunicación directa ciudad-interior y la configuración de un espacio diferente que dote al entorno urbano próximo de un elemento de relajación visual y de ruptura de la monotonía y rigidez de la calle.

Las fachadas laterales y posterior, más sobrias, intentan no competir con la principal.

 

El programa se divide en dos usos: Farmacia (en planta baja) y Centro de día (en planta baja y primera).

Los espacio exteriores son tan importantes como los interiores en el proyecto, puesto que el descanso y ejercicio al aire libre son partes fundamentales del programa del proyecto.

La topografía del terreno permite la creación de una terraza al aire libre en la parte posterior de la finca comunicada directamente con la planta primera del Centro de día, donde se ubica la sala polivalente.

Las cubiertas se convierten en terrazas para el disfrute de los usuarios y amplían los espacios de esparcimiento disponibles.

La "vía privada" de acceso al edificio permite el acceso de la gente a ambos locales con tranquilidad en un entorno urbano falto de aparcamientos y de lugares de relación.

MÍNIMO IMPACTO Y ADAPTACIÓN

Complejo comercial compuesto por dos elementos gemelos.

El primero dispone de un restaurante en planta baja y cafetería en planta primera.
Es segundo contiene una tienda de venta y mantenimiento de material náutico y de buceo. En la planta primera se dispone un aula multiusos.

Se proyecto una estructura ligera que configura unos espacios interiores que posibilitan una gran ventilación interior, una amplia protección solar y un mínimo coste de mantenimiento de la instalación.

Share:

Páginas

Suscribirse a RSS - edificios dotacionales